Me gusta tener presente que, ser adiestrador de perros en Valencia, es una vocación, un hobbie que se convierte en trabajo y con el que disfruto tanto como un niño pequeño porque hago lo que siempre me ha gustado. Ahora bien, como adiestrador canino en Valencia sé que hay que tener unas normas y, para que sepas cómo actúo, te dejo mi decálogo de un buen adiestrador de perros en Valencia que sigo en todos los casos que trato con animales.

  1. Nunca golpear o causar dolor al perro. Es inútil hacerlo porque con eso no va a aprender y lo único que se consigue es que nos tenga miedo.
  2. Siempre terminar el entrenamiento con un ejercicio de refuerzo positivo. De esa manera estoy seguro de que querrá volver con nosotros y le gustará la siguiente clase que demos además de que el animal queda contento y los dueños pueden disfrutar de su buen humor.
  3. Coherencia con lo que hago. Sí, soy el líder ante el perro, pero como tal no debo presionarle ni utilizar la fuerza para que haga lo que quiero.
  4. No hace falta gritar. Los perros no son sordos así que, solo con cambiar el tono de voz, ya sabe que tu estado de ánimo ha cambiado.
  5. El perro necesita más. Hay que preocuparse por su salud física y mental. Un perro que no está bien no es un perro al que un adiestrador de perros en Valencia pueda educar porque anímicamente necesita otras cosas antes que una educación.
  6. Enseñar desde su infancia en su hogar. Muchos perros que he tenido han llegado ya adultos y los he educado pero los pequeños son como esponjas, lo aprenden todo. Eso sí, para conseguirlo, hay que educar por un adiestrador y por la familia y siempre en el domicilio porque es el lugar donde ellos conviven casi las 24 horas.
  7. Hay que aceptar a cada perro. No porque sea tonto, porque le falte una pata, porque sea ciego es imposible adiestrarlo. Un adiestrador canino sabrá adaptarse a cada perro y sacará lo mejor de cada uno de ellos.
  8. Ser consciente de la edad. No es lo mismo un perro adulto que un cachorro, unos necesitarán más que otros, ni por edad, sino por carácter o por limitaciones.
  9. Siempre mantener. Las normas se aprenden pero también se pueden olvidar, así que siempre es mejor pasar toda la vida repasando y repitiendo aquello que se les ha enseñado. Porque la educación canina en Valencia como en el mundo entero no acaba nunca.
  10. Quererlo como si fuera su dueño. Un perro es un ser vivo que requiere de afecto. 


Comentarios para “Decálogo de un buen adiestrador de perros en Valencia
Deje su comentario
Dejar este campo en blanco (anti spam):
Cargando Captcha...
Si tarda mucho en cargar por favor deshabilite Adblock!

Los comentarios son moderados antes de ser publicados.